la frase del momento

"¿No es la cerveza la bebida de la sinceridad, el filtro que disuelve toda hipocresía, toda la comedia de los buenos modales, e incita a sus aficionados a orinar sin pudor y engordar con despreocupación?"

M. Kundera


lunes, 17 de diciembre de 2007

Crónica de un fracaso

Culinario, en este caso. Una tarde perdida hirviendo judías, para que al final se me quemaran. Podría resultar simbólico, pero de un simbolismo tan trágico y estúpido que no encuentro referente. Cinco horas con fuego a todo brío, para unos fréjoles recalcitrantes que con cinco horas de ebullición no han dejado de estar duros. Y un instante de distracción, embelesado en banal lectura, ha sido suficiente para que se consumiera ridículamente el agua, se quemara el invento, y redujera aún más al absurdo una tarde desperdiciada, en la que desprecié una anhelada siesta y que, finalmente, se ha demostrado que hubiera sido más fructífera. El Piso Franco está inundado de un penetrante olor a chamusquina que yo mismo voy desperdigando a medida que me desplazo, mientras ando con semblante resignado, trágica y patéticamente resignado. Son solamente unas judías, a penas una tarde, únicamente mi vida.

3 comentarios:

jarrote Vil dijo...

Para fracaso el del sátiro del Raval que es un acojonao y un segundón.

El sátiro del Raval dijo...

No pienso declarar si no es en presencia del abogado del diablo. Y ya he declarado demasiado.

Añónimo dijo...

seguro que te pasó por intentar hacer las judías refritas con ajo esas asquerosas que tanto te gustan ;-P

la próxima vez ponlas en remojo desde la víspera, gañan!